RAZER DEATHADDER CHROMA

A través de su historia, Razer se ha dedicado a la creación de periféricos que se adapten a todas las necesidades de los usuarios y jugadores. Así, en 2006 lanzaron al mercado el que sería uno de sus productos más aclamados y representativos hasta la fecha, el mouse Razer DeathAdder. Consiguiendo con ello, no sólo una serie de excelentes críticas y alabanzas tanto de los usuarios como de la prensa especializada, sino también un producto que sería perfecto para toda clase de necesidades, sean estas referentes a los videojuegos o no.

Este último, recibió su primera revisión durante 2013, misma que no sólo mantenía el diseño simple y minimalista del original, sino que acarreaba lo que Razer denominaría como “¿Cómo mejoras la perfección?” volviéndose la elección básica para cualquier persona que buscara un periférico gaming de calidad sin la necesidad de pagar por el precio de uno.

El día de hoy nos toca analizar la revisión de aquel mouse de 2013, que, contando con una serie de incrementos y mejoras en funcionalidad, también se encuentra con la más reciente obsesión de Razer, la colorida serie Chroma. De esta forma, mejora en apariencia un mouse que por si mismo, ya destacaba en desempeño y calidad en general. Dando así un incentivo adicional para aquellos que deseen hacerse con una pieza tan particular ya sea para completar una serie Chroma o simplemente actualizar un DeathAdder antiguo a estándares más modernos.

DeathAdder REVIEW 2
Embalaje y Diseño

A diferencia de la gran mayoría de los productos de Razer, aquí nos encontramos con un empaquetado bastante simple, una caja de cartón en color negro protegiendo en su interior un embalaje plástico del color verde característico de la marca, este último manteniendo la forma y diseño del mouse dentro de sus límites para evitar daños. Así mismo se incluye la garantía, instructivo y los eternos stickers de la marca que podemos encontrar en cualquiera de sus productos.

DeathAdder REVIEW 2

Fuera de la caja, salta a la vista un diseño que claramente se adapta a la forma natural de la mano derecha, con una curva pronunciada por el lado izquierdo, donde dos de los 5 botones de la unidad descansan unidos a una superficie antiderrapante para reposar el pulgar. Mientras el lado izquierdo destaca menos con una linea menos pronunciada y una superficie similar con suficiente espacio para descansar cómodamente los dedos que sobresalen de su forma.

Por otro lado, la parte frontal del mouse presenta una curva claramente más elevada de lo normal, logrando así adaptarse fácilmente tanto a manos pequeñas como grandes, permitiendo un cómodo alcance a los botones laterales y los dos botones principales. Todo el frente, decorado con el clásico logo de la compañía, esta vez contando con la atractiva iluminación RGB de la serie Chroma, tanto en el lomo del ratón como en la rueda del mismo. Esta última, cubierta de la misma superficie antiderrapante que podemos encontrar a los lados, para facilitar su movimiento y agarre, aunque en el lado negativo, esta misma superficie termina por cubrir gran parte de la iluminación.

En relación al peso, sorprende percatarse que, aún tratándose de un mouse de tamaño considerable, el DeathAdder se siente bastante ligero en la palma de la mano, esto debido a su construcción en plástico, siendo así más cómodo de usar para algunas personas pero eliminando parte de la sensación premium que caracteriza los productos. Finalmente, el mouse termina en un cable trenzado de 2 metros y una conexión USB chapada en oro.

DeathAdder REVIEW 5
Software y Configuración

Tratándose de un producto de la serie Chroma, el mouse Razer DeathAdder permite modificar y personalizar tanto las luces como la velocidad de movimiento del mismo. Pues como ya mencionaba, la más reciente revisión del mouse mejora considerablemente la distancia que este recorre con cada movimiento, siendo que este incrementa los 6400 DPI de la versión de 2013 hasta la sorprendente cantidad de 10,000 DPI, permitiendo que aquellas personas que se encuentren más cómodas con velocidades más elevadas podrán modificarlo a su gusto a través del software de Razer, Synapse.

Este último, nos permite también personalizar el mouse en una serie de distintas áreas adicionales, pues nos da la posibilidad de calibrar el mouse a diferentes superficies para así facilitar el movimiento. Nosotros lo hemos probado utilizando un mousepad de Razer Goliathus Control y un par de diferentes mousepad genéricos, y aún cuando los resultados han variado muy poco en cada superficie, es obvio que la superioridad final se la llevó la marca de la casa. Pues no sólo hace más simple la calibración al permitirnos elegir entre una lista de productos compatibles, sino que estos están especialmente diseñados con ese propósito.

Por último, recordamos que, tratándose de la serie Chroma, tenemos la opción de personalizar el DeathAdder entre más de 16 millones de colores utilizando la aplicación Synapse. Aunque esta última opción, como ya mencionábamos en nuestro análisis de la Razer Firefly es meramente decorativa, y aún cuando no se muestra tan impresionante como otros modelos de la serie, la iluminación RGB cumple su propósito de inyectar un poco de personalidad al mouse, que junto a otros productos Chroma luce impresionante.

DeathAdder REVIEW 3
Rendimiento y Respuesta

Con una frecuencia de 1000hz y una velocidad de hasta 10,000 DPI, el Razer DeathAdder se convierte en uno de los mejores periféricos a elegir para cualquier tipo de tarea, que ya sea desde gaming profesional hasta el más común uso cotidiano, el mouse presenta un desempeño impresionante en cualquier área en que lo probamos.

Quedándonos con una velocidad de 1800 DPI y una frecuencia de actualización de 500hz donde, personalmente, lo hemos encontrado más cómodo para uso cotidiano y de juego ocasional, mientras elevar esta velocidad por varios cientos hasta 2500 o 3000 incrementó en gran manera la facilidad de desplazamiento al jugar gran variedad de títulos que requieren el uso constante del mouse en sesiones de juego extendidas.

Conclusión

No cabe duda que el Razer DeathAdder es uno de los mejores equipos de la marca, y es que ya sea por su diseño ergonómico, gran cantidad de opciones de personalización y reducido precio ($70 dólares en comparación a otros modelos de Razer como el analizado Ouroboros de $150) no es sorpresa que sea un modelo que haya visto tantas revisiones, aún manteniendo su estética y funcionamiento minimalista. Un producto altamente recomendable para quien busque la experiencia que otorga un equipo dedicado sin pagar el precio completo de uno y una maravilla para aquellos que buscamos un equipo menos vistoso pero igualmente funcional para esas largas sesiones de juego.

Un agradecimiento especial a la gente de Razer por habernos facilitado el mouse para su análisis.

Good

  • Gran comodidad y ergonomía
  • Altamente personalizable
  • Precio reducido
  • Diseño atractivo y minimalista

Bad

  • Incapacidad de usarse con ambas manos
  • Por su material y construcción llega a sentirse como un juguete
9.4

Imprescindible

2 Comments

  1. Con esto y el Ornata Chroma, da la sensación que Razer no quiere ocupar todo lo posible el mercado de hardware. Riansé, pero lo próximo que van a sacar son sillas ergonómicas.

    Reply
    • No me parecería raro. Ahora estaré esperando la nueva silla Razer Chroma con luces y todo JAJA.

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*