OVERWATCH - EL MUNDO NECESITA HÉROES

Hace apenas una semana Blizzard Entertainment, una de las compañías más destacables dentro del mundo de los videojuegos lanzaba Overwatch, su primera propiedad intelectual en 18 años y la peculiar visión del género shooter de una compañía que hasta ahora nos había maravillado con mundos fantásticos, futuristas y hasta un montón de cartas en una taberna.

Overwatch nos lleva a un mundo muchos años en el futuro, donde una devastadora rebelión de las maquinas llevó a la humanidad a una guerra sin solución aparente, de ahí, nace Overwatch, un equipo formado por héroes de todas nacionalidades, personas con las habilidades y dedicación necesarias para llevar nuevamente la paz a las naciones. Pero esto se ha terminado, Overwatch no existe más y el mundo vuelve a entrar en caos, catástrofes por todas partes y aquellos que alguna vez protegieron a la gente se ven convertidos en criminales y asesinos. Ahora… el mundo necesita héroes.

El juego se presenta como un shooter multijugador por equipos, que a diferencia de la mayoría de los títulos del género nos pone al mando de un grupo de distintos personajes o “héroes”, reemplazando así las más convencionales clases y dándonos la tarea de cumplir una serie de objetivos mientras nos enfrentarnos a un equipo conformado por 6 jugadores en distintos mapas y modos de juego.

OVERWATCH REVIEW 2

Detrás de las lineas de fuego

No cabe duda que aquello que brinda de gran personalidad y un estilo característico a Overwatch es su gran variedad de personajes jugables, cada uno de ellos con diferentes habilidades, movimientos y formas de jugar que no sólo añaden un increíble elemento estratégico al campo de batalla, sino que también hacen que cada partida se desarrolle de una forma diferente dependiendo tanto de nuestra elección como la del resto de nuestro equipo. Y es que una de las características más innovadoras del juego es la capacidad de informarnos cuando el alineamiento de nuestro equipo tiene algo de más o de menos, facilitándonos información útil acerca de los personajes que lleva cada miembro y el tipo de rol que se hace más presente dentro de la partida al mencionar cuando hace falta cualquiera de estos o cuando estamos utilizando todos al mismo personaje (situación que se da de forma curiosamente recurrente) dando como resultado un sistema que permite saber cuando hace falta algún rol característico dentro del equipo evitando que vayamos a la batalla sin algún personaje de apoyo o defensa, también funciona a la inversa al informar que contamos con una reducida cantidad de daño dentro del mismo.

Al momento de su lanzamiento (y desde la apertura de las pasadas betas) Overwatch cuenta por el momento con un elenco de 21 personajes divididos en 4 “clases” diferentes, cada una dedicada a una tarea y estilo de juego diferentes enfocados en mantener un balance apropiado durante la partida, y es que el rol elegido por cada miembro del equipo puede hacer una gran diferencia entre si resultamos ganadores, o no. Los personajes de ataque cuentan con una serie de habilidades y movimientos claramente enfocados para realizar grandes cantidades de daño, moviéndose rápidamente por el escenario y utilizando habilidades específicas para poder acabar con jugadores enemigos en cuestión de segundos, por otro lado los personajes defensivos muestran una serie de habilidades dedicadas a mantener a estos últimos alejados de su objetivo, ya sea que estén tras el punto de control o intentando detener una carga, la tarea de estos es valerse de sus habilidades y ciertas posiciones estratégicas dentro del mapa para evitarlo.

Luego están los personajes de apoyo, quienes utilizan sus habilidades para asegurarse de mantener a su equipo con vida, esta clase de “sanadores” no sólo cuentan con gran variedad de habilidades de especial utilidad, sino que algunos de ellos pueden incluso realizar daños en equipo el enemigo así como causar efectos negativos en sus miembros. Finalmente nos encontramos con una de las clases de mayor utilidad durante la partida, los tanques, pues aunque esta linea de héroes no cuentan con la capacidad de realizar grandes cantidades de daño, algunos de ellos cuentan con habilidades que pueden alejar rápidamente a los enemigos de algún punto en específico, así como su gran resistencia al daño e inclusión de escudos en un par de casos los hace una de las clases más interesantes dentro del juego a pesar de su reducida movilidad.

OVERWATCH REVIEW 6

Y es que parte del encanto de Overwatch reside en la forma en que se juega con sus personajes, pues aún tratándose de un título que divide a sus héroes en clases, ninguno de ellos se juega de la forma más remotamente similar, siendo que dos atacantes, como Reaper o Soldier: 76 no podrían comportarse de formas más diferentes, el primero de ellos, armado con dos escopetas pesadas de corto alcance, cuenta con la habilidad de transportarse a cualquier punto a su alcance en el mapa mientras el otro, equipado con un rifle de asalto de gran alcance, sería el único personaje en el juego con la capacidad de realizar un sprint para desplazarse más rápido. Mientras del lado defensor encontramos a Widowmaker, una letal francotiradora, quien usando su habilidad definitiva obtiene la capacidad de ver a todos los personajes enemigos a través de las paredes al mismo tiempo que se la otorga a todos sus aliados y Torbjörn un ingeniero con la habilidad de construir poderosas torretas automáticas que dispararán a cualquier jugador enemigo a la vista y la habilidad de brindar de un escudo personal a sus aliados que aumenta su capacidad de recibir daño.

Así, con cada personaje nos encontramos una baraja de infinitas posibilidades sobre el transcurso de la partida, dentro de un juego que nos alienta a cambiar de personaje cuando el momento así lo requiere, ¿la defensa no está funcionando? seguro que un par de torretas podrán detener un poco al enemigo, ¿la carga no está avanzando? la habilidad definitiva de Reaper o D.Va seguro servirá para alejar al equipo enemigo del área. Esto es una gran parte de lo que hace tan dinámico el modo en que jugamos con los personajes de Overwatch y su forma de sugerirnos cuando es necesario un cambio dentro del equipo, y es que la cooperación y una correcta composición dentro del equipo juegan un papel más que fundamental a la hora de cumplir nuestros objetivos añadido a la capacidad que nos da el juego de cambiar de rol y de personaje en mitad de la partida, en una especie de búsqueda por la fórmula de la victoria podemos encontrarnos disfrutando una partida más de lo normal e inclusive, descubriendo nuestro personaje favorito o que más se ajusta a nuestro modo de juego, y todo sin tener que abandonar la partida.

De esa forma, lo que hace el componente cooperativo una parte importante del juego es la manera en que interactuamos con nuestro personaje y los personajes aliados, pues algunos de ellos, más específicamente los de apoyo y ataque, no cuentan con grandes cantidades de salud, lo que hace del trabajo en equipo una parte fundamental de la experiencia al necesitar de otros miembros para mantenernos a salvo, ya sea protegiéndonos detrás del gigantesco escudo de Reinhardt o manteniendo una distancia segura del sanador en turno, siendo que estos, en su mayoría, cuentan con habilidades que no sólo pueden otorgarnos la salud de vuelta sino potenciar las habilidades del personaje e incluso protegerlo.

OVERWATCH REVIEW 7
Entendiendo el campo de batalla

El diseño en los entornos de Overwatch, podría ser uno de sus puntos más destacables y no sólo hablando desde el apartado artístico, sino que a nivel jugable los mapas del juego nos ofrecen gran variedad de opciones y recorridos diferentes para cada clase de personaje o estrategia que estemos utilizando, pasillos alternativos que rodean el área en conflicto y gran cantidad de secciones elevadas para esos personajes que requieren cierta distancia entre su arma y el enemigo, de esta forma, conocer bien el mapa en que estamos jugando puede ser de vital ayuda a la hora de atacar o defender un punto desde alguna posición estratégica y eso es algo que se logra prácticamente a la perfección con la mayoría de sus niveles, donde encontrarse con un pasillo continuo se vuelve más difícil conforme aprendemos a navegar a través de sus atajos, aunque en ocasiones nos encontramos con secciones verdaderamente planas del mapa donde un equipo puede fácilmente cambiar el rumbo de la partida a su favor.

Actualmente podemos encontrar 12 diferentes localizaciones dentro del juego, algunas diseñadas específicamente para un modo de juego y otras con mayor variedad para elegir, entre ellos algunos especialmente complejos como Route 66 y otros, que aunque cuentan con un diseño más simple abren las posibilidades en los diferentes modos de juego. Claramente, la selección de personaje también juega un papel importante en el mapa en que estamos enfrentando al equipo contrario, pues en ocasiones utilizar un personaje con la habilidad de llegar a lugares alejados del mapa con facilidad se hace una ventaja táctica contra el enemigo mientras en otros mapas más abiertos esto puede volverse una desventaja más importante.

En Overwatch, cada modo de juego nos ofrece diferentes oportunidades de la misma forma, en Escolta nos encontramos en mapas más lineales, con menos pasillos y atajos y más escondrijos y puntos elevados para hacer de una emboscada o ataque a distancia un peligro constante, mientras los modos de Captura nos enfrentan en mapas más cerrados y con gran cantidad de rutas alternativas y caminos diferentes al punto de control, obligando tanto al equipo atacante como al defensor a estudiar las diferentes opciones para un ataque desde cualquier frente al que se tiene acceso.

OVERWATCH REVIEW 5

Aquí juegan un papel muy importante los últimos segundos de la partida, pues cuando el enemigo está a punto de conquistar el punto de control o el tiempo se termina en el reloj, el juego activa una especie de “muerte súbita” que otorga al equipo en desventaja una última oportunidad de tiempo para realizar un ataque final. Situación que puede terminar en una victoria inesperada o una apabullante derrota, y eso hace del componente competitivo de las partidas una especie de carrera por la victoria, con la música acelerada tocando de fondo y una barra que se vacía más rápido cuando ningún miembro del equipo se encuentra en combate se hace sorprendente la cantidad de situaciones en que un equipo puede darle la vuelta a la partida en esa corta ventana de tiempo.

Es en estos momentos, donde la comunicación dentro del equipo se vuelve lo más importante, saber cuando saltar al ataque con el equipo completo o intentar una carrera desesperada en solitario puede ser la decisión que cambie el curso de la partida, y es que las habilidades definitivas de algunos personajes pueden fácilmente limpiar el campo de batalla de enemigos o por lo menos abrir paso a el equipo para realizar su entrada. Y para eso el juego nos facilita un par de opciones bastante particulares con las que hacer frente a un equipo que se comunica por micrófono en caso de encontrarse jugando con extraños.

Y es que si hay algo que ha quedado claro a través de los años, es el mimo y dedicación que pone Blizzard durante la creación de sus diferentes títulos, un inmenso trabajo creativo y mil formas diferentes de comunicarse con el jugador de manera que este, no se sienta como un extraño dentro de su mundo, sino como parte de el, y esto es algo que Overwatch logra a la perfección, ya sea a través de su carismático elenco de personajes o la increíble sensación que estos nos transmiten al comunicarnos con otros jugadores, donde con sólo pulsar un botón expresamos desde un saludo hasta una solicitud simple a otro miembro del equipo, utilizando para este fin a la voz de nuestro personaje elegido como vehículo y es que aún teniendo la posibilidad de utilizar el chat o la comunicación por voz durante una partida en linea se logra una mayor inmersión al hablar a través del personaje.

OVERWATCH REVIEW 4
De la cinemática a la batalla

Si hay algo que hace de Overwatch el título único y reconocible que es a día de hoy, eso sería su apartado gráfico, y es que desde la primera vez que Blizzard nos presentó el juego durante aquel espectacular trailer cinemático, ese particular estilo caricaturesco, cual sacado de una película de Pixar se volvió uno de los puntos más reconocibles del título de la compañía californiana. Ya sea desde el casi infantil diseño de sus personajes, la excelente calidad de animación con la que el juego los representa y, como mencionaba anteriormente, el espectacular diseño en sus entornos hacen de Overwatch uno de los títulos más visualmente atractivos del año, especialmente dentro del género, con una impresionante cantidad de trabajo y una inmensa atención al detalle en cada efecto, habitación y objeto que encontramos dentro del juego. Desde el increíble diseño de los personajes hasta sus aspectos alternativos y la forma en que cambian el cómo se ven sus habilidades al jugar, hasta los más pequeños detalles que podemos encontrar en algunos mapas que van desde referencias a otras franquicias de la compañía hasta pequeños minijuegos que combinan sus licencias o pósters y pinturas que hacen referencia a hechos del pasado y la guerra contra los ómnicos.

Por otro lado, el apartado sonoro logra crear no sólo una serie de impresionantes efectos de audio durante la partida, sino que también luce de un impecable doblaje al español que transmite la misma personalidad que se esperaría de los personajes del juego. Durante la partida, también se aprecia un excelente trabajo con el apartado sonoro pero no en forma de banda sonora, sino con los llamados “Sonidos de la Muerte” que a través de una frase o palabra característica podemos saber cuando un miembro de nuestro equipo, o del contrario, está liberando su ataque definitivo, esto representado de una forma espectacular dentro del juego ya que podemos escuchar los pasos, disparos y voces de los enemigos con mayor claridad que la de nuestros aliados, de esta forma el juego nos da la oportunidad de prepararnos ante el ataque inminente o en la mejor de la situaciones, buscar refugio, hay un excelente vídeo en YouTube donde la gente de Curse Entertainment profundiza más en el tema.

OVERWATCH REVIEW 3Lamentablemente, por parte de la banda sonora, y aunque Overwatch cuenta con una bastante buena, esta no ve toda la gloria merecida al encontrarnos en partidas prácticamente silenciosas, donde, como mencioné anteriormente, la música sólo aparece cuando la partida está por terminar. Mientras el juego da un mayor protagonismo a los diálogos de los personajes que podemos escuchar en algunos momentos específicos de la partida, al descubrir un portal alguno de los personajes gritará algo al resto del equipo, de la misma forma que podemos utilizar algunas de estas opciones voluntariamente, en especial para la comunicación. Algunas de estas frases especiales, podemos obtenerlas a través del particular sistema de “loot” con el que cuenta el título de Blizzard.

Con este sistema de cajas, el juego nos da la oportunidad de desbloquear nuevos aspectos, voces, movimientos especiales y hasta poses de victoria para nuestros personajes, todos obtenidos de forma aleatoria en un sistema que otorga una caja cada vez que subimos de nivel, por otro lado, estas cajas pueden adquirirse también pasando por caja, siendo esta una de las inclusiones más criticadas del título desde su lanzamiento, pues por una cantidad idéntica al precio del juego base, podemos hacernos con 50 de estas cajas que al igual que las que podemos obtener de forma gratuita, nos otorgan 4 objetos aleatorios cada una, y mientras no es obligatoriamente necesario el adquirir estas cajas, así como su adquisición no presenta ninguna ventaja sobre el resto de los jugadores, su elevado precio y la reducida posibilidad de obtener algún objeto esperado hacen que su compra venga con advertencia.

En su apartado técnico es donde Overwatch nos ha dado una grata sorpresa, pues el nuevo shooter se mueve a 60 cuadros por segundo en todo momento en las configuraciones más altas, mientras en sistemas de menores recursos el juego se mantiene altamente optimizado demostrando la gran cantidad de trabajo que se ha puesto en ello. Mientras tanto en consolas, el juego se desempeña igual de bien que la versión que hemos probado manteniendo una tasa de cuadros fija en todo momento y eso es algo que, en estos días, merece reconocimiento.

Conclusión:

Aunque no nos hemos encontrado con la perfección, Overwatch ha llegado no sólo para revolucionar su género, sino para entregarnos uno de los títulos más carismáticos y entretenidos en lo que va del año. Un título con opciones y posibilidades prácticamente infinitas y una jugabilidad vibrante y fresca, que aún, a falta de una ansiada campaña para un jugador y el esperado modo competitivo que no tardará en llegar, logra presentarnos uno de los títulos más profundos del género y uno de los mejores trabajos de Blizzard Entertainment, que no sólo promete crecer aún más en contenido, si no hacerlo de forma gratuita y eso, para comenzar, ya es más que suficiente.

Este análisis fue realizado con una copia del juego facilitada por Blizzard Entertainment.

Nota del Editor: Este análisis está sujeto a cambios tras la adición de nuevos contenidos y el modo competitivo.

Good

  • Inmensa variedad y una cantidad de posibilidades infinita
  • Un elenco de personajes extremadamente carismático
  • Gran profundidad táctica y jugable
  • Jugabilidad altamente orientada a la cooperación y el trabajo en equipo
  • Técnicamente perfecto, estable y muy adictivo

Bad

  • Reducida cantidad de modos de juego, que pueden volverse ligeramente repetitivos
  • Adición innecesaria de microtransacciones
9.5

Imprescindible